​Don dinero y la familia 

Por: Hipólito González Hernández

“Cuenta la mitología que había una vez un rey muy bueno que se llamaba Midas. Sólo que tenía un defecto: que quería tener para él todo el oro del mundo. Un día el rey midas le hizo un favor a un dios. El dios le dijo: Lo que me pidas te concederé. Quiero que se convierta en oro todo lo que toque, dijo Midas.”

La historia del rey Midas y el afán desenfrenado al oro lo llevó a perder a sus seres queridos todo lo que amaba se convirtió en oro dejándolo solo.

Cuando comparamos esta historia con la realidad social en ocasiones perdemos de perspectiva la verdadera razón del dinero y lo que significa  el amor a la familia.

No es que el dinero  sea malo porque el mismo sirve para satisfacer las necesidades básicas de un hogar, el problema es cuando se convierte en un afán y como el rey Midas queremos tenerlo todo y olvidamos a nuestros seres queridos en el seno del hogar.

La familia como institución atraviesa la peor crisis, divorcios, maltrato a la mujer, maltrato a menores, deserción escolar, problemas de adicción y hasta agresiones y asesinatos entre familiares.

El momento requiere de mayor compromiso y responsabilidad para nuestros seres queridos y cuidar la familia como el mayor tesoro.

No podemos hacer como el rey Midas que  desde entonces vivió en una choza que él mismo construyó en el bosque. Y ahí murió tranquilo como el campesino más humilde y en nuestro afán hacia el dinero ir convirtiendonos  y enajenandonos del amor a la familia.

“La familia es base de la sociedad y el lugar donde las personas aprenden por vez primera los valores que les guían durante toda su vida”.

Juan Pablo II

Anuncios

​Educar para una cultura empresarial

Por: Hipólito González Hernández 

El modelo cooperativo es un laboratorio empresarial para nuestros jóvenes en el sistema educativo manifestado y traducido a través de las cooperativas juveniles. Sin embargo durante décadas el sistema de enseñanza pública nos ha educado para ser empleado.
 

Nuestro sistema curricular educativo si bien nos capacita en materias básicas necesarias para la formación de una capacidad hacia una vida universitaria, no es menos cierto que es necesaria una reforma profunda que promueva el reenfoque social necesario para el desarrollo empresarial y de enfoque educativo que geste líderes y empresarios en vez de empleados. No hay nada malo en que nos hayan educado para ser empleados pues hace una década nadie pensaba que la situación actual luego de la llamada comercialización global y las crisis mundiales provocarían una de las recesiones históricas de mayor impacto.

 

Los actos de corrupción gubernamental, las guerras, plagas mundiales, el calentamiento global, la falta de mano de obra de manufactura y en la agricultura han sido factores que nos debieron de mover ha estar preparados, nos avisaron que se avecinaban tiempos difíciles pero no nos preparamos.
 
Nuestro sistema de enseñanza tanto publica y privada desde nivel elemental a nivel universitario deben incorporar el modelo curricular de enseñar cursos que preparen y formen empresarios, el modelo de cooperativas juveniles nos brinda esa oportunidad pero hace falta incorporarlo a niveles universitarios.

 
Los estudiantes tienen que ser preparado hacia la realidad económica y las universidades tienen que hacer su parte incorporando el modelo empresarial pero con taller practico que incluya e inserte el modelo cooperativista, en tiempos de crisis como el que atravesamos tenemos grandes oportunidades, debemos reinventarnos a todos los niveles.

Existen muchos empresarios exitosos, establecer una cultura empresarial tiene que ser parte de las soluciones que deben analizarse e implementarse.

​Jenniffer González presenta a la Coalición del Sector Privado su propuesta sobre incentivos industriales


San Juan, Puerto Rico- La comisionada residente en Washington, Jenniffer González Colón, presentó hoy parte de su plan de trabajo para atraer incentivos industriales federales, ante un nutrido grupo de empresarios de la Coalición del Sector Privado, quienes respaldaron sus propuestas, durante la convención de la Agencia federal para el Desarrollo de Empresas Minoritarias.  
 
La comisionada residente ha estado impulsando en el Congreso varias propuestas de desarrollo económico que proveerían incentivos para mayor inversión en Puerto Rico, a la vez que promoverían la manufactura y con ello la recuperación económica de la Isla.
 

“Estoy trabajando en legislación para incentivar el establecimiento y retención de industrias existentes y de nuevas industrias así como la creación de empleos bien remunerados en Puerto Rico. El lenguaje de estas propuestas lo he estado dialogado con el liderato congresional, para próximamente radicarlo como proyecto de ley”, informó la comisionada.  

La primera medida restablecería la aplicación en Puerto Rico de la Sección 199 del Código de Rentas Internas Federal. Esta sección provee una tasa contributiva preferencial para las manufactureras estadounidenses, equivalente al 9% del ingreso tributable que derivan de actividades de producción cualificadas dentro de los Estados Unidos. 
 
Esta deducción reduce la tasa contributiva federal que la mayoría de las compañías pagan sobre ese ingreso de 35% a un poco menos de 32%. Se estima que el beneficio por extender esta disposición a compañías en Puerto Rico, por dos años, es de $365 millones. 
 
La segunda medida es una estrictamente de desarrollo económico. El mismo Congreso reconoció que las medidas de desarrollo económico son necesarias para sacar a Puerto Rico de la crisis actual, por eso crearon un grupo de trabajo para el desarrollo de Puerto Rico bajo la Ley PROMESA mejor conocido como el   ‘Task Force’.
 
Esta propuesta busca que se otorgue un crédito contributivo federal, que esté directamente atado a la inversión que hagan compañías en ciertos renglones como nómina, compras a entidades con dueños que sean considerados minorías e infraestructura, entre otros, dentro de una jurisdicción que esté designada como “Fiscally Distressed Zone”.
 
Esta medida, que crearía un crédito contributivo por la inversión en manufactura, está directamente atada a la creación de empleos, por lo cual no puede ser considerada como un “mantengo corporativo”. Usa como modelo la calificación de “Empowerment Zone” para la aplicación del crédito contributivo.  
 
La comisionada residente explicó que este incentivo no es un tratamiento especial para Puerto Rico, puede aplicarles a otras jurisdicciones dentro de los Estados Unidos que cumplan con los requisitos establecidos. Esta propuesta es cónsona con la propuesta Casa Blanca de traer de regreso a territorio americano a las industrias localizadas fuera de Estados Unidos. 
 
“Esta propuesta trata a Puerto Rico como parte de los Estados Unidos y no como una jurisdicción foránea; tiene un término de vigencia definido y al no estar atado a un estatus político particular, no es impedimento para el desarrollo económico sostenido de la isla”, expresó González Colón.  
 
La congresista explicó que tanto el gobierno federal como el Congreso tienen como prioridad aprobar una reforma tributaria que reduciría los impuestos a los individuos y los negocios, acabaría con las lagunas tributarias y ampliaría la base imponible para impulsar el crecimiento económico de Estados Unidos.  
 
Se espera que la propuesta reforma tributaria federal incluya una medida de ajuste fronterizo que promovería las manufacturas establecidas en Estados Unidos al aplicar gravámenes a las importaciones y eximiría de contribuciones a los ingresos corporativos obtenidos por exportaciones.
 
“Esto representa una oportunidad única para que Puerto Rico se integre a la reforma tributaria federal como mecanismo para lograr un desarrollo económico sustentable a largo plazo a la misma vez que protegeríamos nuestra industria del evidente impuesto fronterizo a todas las corporaciones foráneas. Estas iniciativas también nos permiten utilizar a Puerto Rico como espejo de inversión de lo que se puede hacer en los Estados Unidos como parte de la propuesta del presidente Trump.  Ya nuestra isla tiene la infraestructura física, la mano de obra diestra y especializada, facilidades disponibles para atraer más compañías a operar en Puerto Rico, tenemos la cadena de suministros para procesar en cualquier planta y la garantía de operar bajo bandera americana”, indicó la comisionada.
 
Durante la reunión con la Coalición del Sector Privado, la comisionada creó tres comités ad hoc : desarrollo económico, actividad económica y salud. Dentro de los planes de trabajo, se discutió en la reunión como piezas claves del desarrollo económico la repoblación y desarrollo en la construcción.
 
Los miembros presentes de la Coalición del Sector Privado firmaron un Memorando de Entendimiento sobre principios en común para la reforma contributiva federal